Ozonoterapia

La ozonoterapia tiene los efectos terapéuticos indicados en el diagrama y consiste en la aplicación de una mezcla de oxigeno medicinal y oxígeno en estado de ozono, que es una molécula de oxigeno que en vez de tener dos átomos tiene tres, por eso su símbolo es O3La ozonoterapia se puede aplicar de diferentes formas, las que nosotros practicamos son la insuflación rectal y ocasionalmente la tópica, por ser las que mejores resultados producen.

Esta forma de oxígeno que mezcla O2  y O3 , se absorbe en el organismo rápidamente, reaccionando con diversas biomoléculas que generan un conjunto de mensajeros bioquímicos importantes como peróxidos orgánicos, de hidrógeno, ozónidos y aldehídos, mismos que tienen propiedades terapéuticas, entre algunos efectos biológicos están el: estimular los sistemas de defensa antioxidantes, mejorar la circulación sanguínea, mejorar los procesos de oxigenación, modular el sistema inmunológico, regular el metabolismo, tiene también un amplio efecto germicida (bactericida, viricida, fungicida y antiparasitario), interviene en la liberación de autacoides.

Estas características lo hacen una herramienta terapéutica en una gran diversidad de padecimientos como por ejemplo en; angiología, para el tratamiento de insuficiencia venosa, pie diabético y varices; en cardiología para el tratamiento de; cardiopatía isquémica, angina cardiaca y cardiomegalia. En dermatología para tratamiento de herpes, quemaduras y facilitar cicatrización de heridas. En Medicina interna, para; hepatitis A, B, C y D, y cirrosis hepática. En geriatría para la demencia senil y Alzheimer. En ginecología y obstetricia, para el tratamiento de; infecciones genito-urinarias, infecciones en cesárea e hipoxia fetal. Inmunología y oncología para el tratamiento de; cáncer como coadyuvante de terapias oncológicas y desordenes inmunológicos. En neurología para el tratamiento de migrañas y cefaleas. Oftalmología para el tratamiento de glaucoma, retinosis pigmentaria, uveítis y degeneración macular senil. En Otorrinolaringología para el tratamiento de; amigdalitis crónica, faringitis infecciosa y síndrome vestibulocloquear periférico. En pediatría para complicaciones sépticas postnatales. En traumatología para condromalacia, artrosis, lumbalgia (canal estrecho), síndrome facetario o de carillas, hernias de disco, tendinitis de Quervain, reumatismo, artritis reumatoide, pseudoartrosis, osteomielitis, inflamaciones pélvicas, complicaciones sépticas postoperatorias en fracturas de tibia, osteocondritis vertebral y bursitis diversas.