Hacia un paradigma electromagnético para la biología y la medicina

Abraham R. Liboff

Resumen

El trabajo de Lund, Burr, Becker y otros lleva a la ineludible conclusión de que los organismos tienden a expresar cambios eléctricos cuasi-sistémicos cuando son perturbados y, a la inversa, tenderán hacia el bienestar a través de corrientes de reparación endógenas o la aplicación de corrientes externas equivalentes. Demostramos que una representación de campo electromagnético integral para los sistemas vivos es totalmente consistente con este extenso cuerpo de trabajo. Este campo electrogenómico puede proporcionar la base para un nuevo paradigma en biología y medicina que sea radicalmente diferente del énfasis actual en la biología molecular y la bioquímica. Una descripción de campo electromagnético también permite una transformación más racional del genoma que el punto final actual, establecido universalmente en términos de las llamadas características visibles. Además, una vez que el organismo se describe como una entidad electromagnética, esto sugiere fuertemente la razón de la eficacia de las diversas terapias electromagnéticas, es decir, como el medio más directo de restaurar el campo electromagnético impactado del cuerpo a su estado normal.

ES LA BIOLOGÍA MOLECULAR LA ULTIMA PALABRA  El paradigma actual de la medicina, que refleja la investigación pionera de Pasteur, Koch y Fleming, ha prevalecido durante más de 100 años. Hace unos 50 años, Wat-son y Crick ampliaron el énfasis en la bioquímica para incluir el ADN / ARN. El funcionamiento del cuerpo, sus problemas y reparaciones están ahora completamente formulados en términos de biomoléculas y sus interacciones. Hoy en día, la comunidad médica da por sentado que la mejor manera de describir el estado de vida es en términos de biología molecular, y que las cuestiones de enfermedad y bienestar deben responderse en última instancia en este contexto. ¿Cómo encaja la terapia electromagnética en este cuadro? ¿Es simplemente una herramienta física más conveniente útil en ocasiones para aprovechar los ajustes fisiológicos? ¿O se ajusta a la frase que a menudo se asocia con Feynman: es una nueva forma de ver el mundo biológico? ¿Es la terapia electromagnética indicativa de un cambio paradigmático sorprendentemente diferente? La comunidad médica está tan fija en sus formas que no sabe muy bien qué hacer con la terapia electromagnética, a pesar de la pequeña pero creciente aceptación de las técnicas electromagnéticas por parte de los médicos en los últimos años. Un ejemplo destacado fue el uso de campos magnéticos pulsados ​​(Bassett et al., 1974) seguidos de combinaciones de campos magnéticos de resonancia de ciclotrón iónico (Diebert et al., 1994) para tratar pseudoartrosis óseas. Otro ha sido el uso de estimulación magnética transcraneal rápida (rTMS; Barker et al., 1985) para tratar la depresión. Un problema para el médico es que no existe ningún fundamento en el que apoyarse para proporcionar orientación al elegir entre la variedad de dispositivos electromagnéticos. Con los productos farmacéuticos, por ejemplo, el médico puede al menos hacer una conjetura. Pero no existe una teoría subyacente que conecte el electromagnetismo con la fisiología. Para agregar al problema, encontramos a los médicos que carecen incluso de una comprensión rudimentaria de la electricidad y el magnetismo. En un intento de encontrar una manera razonable de clasificar la variedad de terapias neuroelectromagnéticas que se están estudiando actualmente, nosotros (Jenrow y Liboff, 2003; Liboff y Jenrow, 2002). ) llegó a la conclusión de que, según el nivel de densidades de corriente producidas, estas terapias se clasifican fácilmente en tres categorías: disruptivas, burdas y sutiles. 

El término autodescriptivo disruptivo se ilustra con la terapia de electrochoque o su nuevo equivalente magnético, rTMS. Las terapias burdas son aquellas que aplican señales electromagnéticas para imitar o recrear señales fisiológicas internas que han salido mal, siendo los marcapasos el mejor ejemplo.

 La tercera categoría, la sutil es para intensidades de señal que aparentemente son demasiado pequeñas para ser acopladas a eventos fisiológicos conocidos, y mucho menos capaces de alterar algo en el sistema nervioso. Los físicos nos dicen que existen límites más bajos para la efectividad de las aplicaciones eléctricas o magnéticas, límites que están bien caracterizados debido a su profundo conocimiento de las señales eléctricas generadas por vibraciones térmicas aleatorias en las moléculas, incluidas las moléculas que se encuentran en los sistemas vivos. la realidad en la ciencia se basa en lo que observas, no en lo que se supone que debes observar. Así como se alega que Galileo murmuró que la tierra se mueve alrededor del sol a pesar de la opinión del Tribunal de la Inquisición, muchos efectos electromagnéticos sutiles se basan en la realidad. ¿Cómo explicar entonces la naturaleza básica de estas y otras interacciones bioelectromagnéticas? En mi opinión, gran parte de la investigación dirigida a esta cuestión no está a la altura. El paradigma médico existente es tan omnipresente que parece natural considerar tales interacciones EM como complementos convenientes de los mecanismos bioquímicos “normales” por medio de los cuales, como se les enseña a los médicos, funcionan todos los seres vivos. Si un cierto voltaje con una determinada forma de onda puede mejorar los niveles de sero-tonina o aumentar las tasas de activación en las proteínas de unión al calcio o aumentar la expresión de la proteína de choque térmico, esto se convierte en un fin en sí mismo. De hecho, es raro el fisiólogo que se pregunte por qué sucede esto. La señal EM aplicada da como resultado, desde este punto de vista, cambios que los médicos pueden comprender, cambios que pueden vincularse fácilmente con el paradigma médico aceptado. Poco importa cómo estas señales hacen el truco. El electromagnetismo sirve simplemente para transformar la terapia en el lenguaje familiar de la bioquímica. La comunidad médica, la industria farmacéutica, las agencias de financiación y los proveedores de atención médica se han destetado en este lenguaje y, debido a que se sienten incómodos con el electromagnetismo, se contentan con ver los resultados expresados ​​en términos de hormonas, citocinas y receptores de membrana. Creo que hay una segunda forma de interpretar tales resultados, una que conduce a un paradigma totalmente diferente, que se basa en un lenguaje tan rico y variado como la bioquímica y la biología molecular conocidas. En pocas palabras, es posible ver el sistema vivo como una entidad electromagnética, con la respuesta del sistema a una señal eléctrica o magnética dada como un resultado esperado sobre la base de la ley física. Los conocidos efectos hormonales y enzimáticos siguen ocurriendo, pero en este nuevo enfoque estos son simplemente cambios asociados en el sistema. Visto desde esta perspectiva, creo que en el futuro las respuestas bioquímicas probablemente se considerarán menos fundamentales que los cambios correspondientes en el estado electromagnético del sistema.

LA VIDA COMO EXPRESIÓN DE LA FUERZA ELECTROMAGNÉTICA

 ¿Existe alguna evidencia de que exista tal descripción? Para empezar, nuestra comprensión de la naturaleza nos dice que probablemente no hay más de cuatro tipos de fuerzas en el universo, una de las cuales es la gravitacional y otra la electromagnética. Prefiero pensar en los seres vivos como consecuencias directas y necesarias de la existencia de una fuerza electromagnética. Así como nuestro sistema planetario y la estructura de las galaxias son consecuencias necesarias de la fuerza gravitacional, la fuerza electromagnética es la razón subyacente de la vida. Así como los átomos son conjuntos de electrones y hadrones de orden superior, y las moléculas son conjuntos de átomos y  los polímeros son colecciones de moléculas, así la vida es un ensamblaje interactivo de polímeros. Simplemente hay que considerar la secuencia de sistemas cada vez más complejos, cada uno de los cuales es necesario por la existencia de la fuerza electromagnética, una secuencia que conduce directamente a la vida: electrones, hadrones, átomos, moléculas, polímeros, seres vivos. 

PISTAS  DE ORGANIZACIÓN ELECTROMAGNETICA EN BIOSISTEMAS 

Sin embargo, hay pistas destacadas. Dos tipos separados de evidencia experimental generalizada apuntan a algún tipo de organización electromagnética en los seres vivos. Primero, hay estudios que indican muchas características eléctricas intrínsecas notables asociadas con bioestructuras, características que están, en algunos casos, directamente ligadas a funciones biológicas como el desarrollo, el crecimiento y la reparación. El segundo tipo de pista es generado por el hecho sorprendente de que los seres vivos son sensibles a los campos electromagnéticos externos, a menudo a intensidades tan débiles como para plantear cuestiones de credibilidad. 

CORRIENTES ENDOGENAS

La idea de la presencia de electricidad endógena y de señales magnéticas puede ser indicación de niveles de organización hasta ahora no descubiertos en los sistemas vivos no es exactamente un concepto nuevo. Desde la época de Carlo Matteucci, profesor de física a principios del siglo XIX, se sabe que cuando se altera la integridad del tejido vivo, como en una amputación u otra lesión, se generan corrientes eléctricas en las proximidades del área problemática. Estas corrientes se conocen como corrientes de daño (Loeb y Beutner, 1912). Después de un provocador experimento sobre tales corrientes en plantas por Siniukhin (1957), Becker dio un brillante salto conceptual (Becker, 1974). Después de observar durante la regeneración de la salamandra que después de algún tiempo la corriente de la lesión invierte la polaridad, concluyó que esta reversión señala el predominio de la curación sobre la lesión. Esto a su vez implica la existencia dentro de los seres vivos de un proceso complejo de base eléctrica que, en primer lugar, indica que hay un problema y, en segundo lugar, proporciona otra señal para reparar las cosas.

 Durante las décadas de 1920 y 1930, Lund (1947) demostró que las plantas exhiben una marca notablemente bien definida. campo eléctrico dipolo endógeno. Más tarde, Pohl (1981) reforzó este descubrimiento al observar un campo eléctrico dipolo similar en las células vivas en cultivo, dando crédito al concepto de que la organización de los organismos puede estar mediada eléctricamente.

Observaciones clínicas de Burr, de la Universidad de Yale, hizo especulaciones sobre la posible relación entre la enfermedad y la electricidad endógena. Informó haber encontrado vínculos entre varias patologías y los potenciales eléctricos superficiales de los órganos impactados (Burr, 1972). Estas correlaciones se generalizaron (Burr y Northrup, 1935) en una especie de plantilla eléctrica para el bienestar (el campo L) basada en la distribución de la superficie del voltaje-edad. Sin embargo, en general se puede decir que, a excepción de unos pocos investigadores individuales aislados, principalmente Becker y Selden (1985) y Athenstaedt (1969), la comunidad científica prácticamente ha ignorado el trabajo de Lund y Burr.

Una serie separada de experimentos en tejido duro por Fukada y Yasuda (1957) estableció que el hueso tiene una propiedad piezoeléctrica bien caracterizada, la característica única que transforma la tensión mecánica en una diferencia de potencial eléctrico. Más tarde, Fukada y Yasuda (1964) demostraron que esta propiedad piezoeléctrica resultaba del componente de colágeno intercalado en el hueso, y posteriormente se sugirió (Shamos y Lavine, 1967) que esta propiedad decididamente física era fundamental para una gran clase de estructuras biológicas. . Marino y Becker (1970) interpretaron que las mediciones detalladas posteriores sobre el efecto piezoeléctrico en huesos humanos largos intactos (McElhaney, 1967) mostraban que las fuerzas diarias como caminar y el apoyo mecánico, cuando se transmiten a células indiferenciadas, determinan si estas células se convierten en osteoclastos u osteoblastos, células óseas que actúan para destruir o hacer crecer el hueso, respectivamente. Mucho antes de que alguien sospechara que el hueso contenía propiedades eléctricas funcionales, se sabía que el hueso se remodela continuamente para proporcionar un soporte mecánico óptimo para su soporte de carga (Wolff’s ley). Así, Marino y Becker (1970), utilizando las propiedades eléctricas del hueso, lograron explicar un principio ortopédico que data de la última mitad del siglo XIX. Su sistema de control electromecánico se ilustra mejor en la osteopenia que sufren los astronautas después de largos períodos de ingravidez.

 Entre los hallazgos también se ha identificado otro mecanismo regulador eléctrico para los organismos en desarrollo. Basándose en el trabajo original de Lund (1947), Athenstaedt (1969) encontró un vínculo claro entre la polarización eléctrica en el esqueleto y el desarrollo humano. Este hallazgo fue reforzado porFriedenberg et al. (1973). En estudios sobre el desarrollo óseo, informaron que un potencial eléctrico bien caracterizado se asocia específicamente con la placa de crecimiento en el hueso largo. Estas y otras observaciones indican claramente que la electricidad, ya sea disponible de forma endógena o que se produzca como resultado de procesos de transducción internos, se utiliza para obtener ventajas fisiológicas en los sistemas vivos, para guiar el crecimiento, la reparación y la regeneración.

LA RESPUESTA A LOS CAMPOS ELECTROMAGNÉTICOS APLICADOS

 Casi coincidiendo con estos informes de características eléctricas endógenas en sistemas biológicos, otros descubrieron que los organismos exhiben el anverso: también responden biológicamente a los campos electromagnéticos aplicados. Una idea persistente siguió el concepto original de Lund (1947) de que las pequeñas corrientes pueden ayudar o imitar u oponerse a las señales endógenas naturales que surgen como “corrientes de daño” o en conexión con el crecimiento y el desarrollo. Si el crecimiento de los sistemas vivos está diseñado por corrientes endógenas in situ, ¿por qué no aplicar señales externas para hacer lo mismo? Por tanto, se utilizaron corrientes (Becker, 1972; Smith, 1967) para ayudar a forzar la regeneración de las extremidades en ratas. Otro enfoque similar, pero no exactamente igual, al concepto de corriente de lesión se debió a Nordenstrom (1983) quien planteó la hipótesis de la existencia de vías eléctricas intrínsecas en el cuerpo, siendo la más prominente la red vascular de baja resistencia. Basándose en su hipótesis de circuitos eléctricos biológicamente cerrados (BCES), Nordenstrom sugirió que las corrientes endógenas aparecen como consecuencia de trastornos patológicos y, por lo tanto, debería ser posible tratar dichos trastornos con señales eléctricas aplicadas correctamente. Los conceptos de Nordenstrom se ampliaron (Chou, 1997; Xin et al., 1997) a técnicas electro terapéuticas para tratar (con cierto éxito) una variedad de tumores malignos.

Una gran cantidad de trabajo se centró originalmente en la probabilidad de que los sistemas biológicos probablemente hayan evolucionado para utilizar el campo magnético de la tierra en su propio beneficio. Como un ejemplo excelente en una amplia base bibliográfica (por ejemplo, Presman, 1970) sobre este tema, Brown (1962) determinó que la planaria y otros organismos son sensibles a los cambios en el campo geomagnético.

Además, si el crecimiento y la remodelación de los huesos son el resultado de la electricidad, ¿por qué no utilizar la electricidad para mejorar el crecimiento y la reparación de los huesos? El descubrimiento original de Yasuda (1953) de que pequeñas corrientes eléctricas de corriente continua (CC) aplicadas al hueso vivo dan como resultado la formación de callos, incluso en ausencia de fractura, condujo a estudios sobre el uso potencial de tales corrientes en el tratamiento de las pseudoartrosis óseas (Lavine et al., 1972). Bas-sett y col. (1974) demostraron que estas corrientes eran igualmente efectivas cuando eran inducidas por campos magnéticos pulsados generados por bobinas situadas cerca del defecto. Se obtuvieron niveles similares de eficacia cuando las combinaciones de resonancia de ciclotrón iónico (ICR) de corriente alterna (CA) y CC. Se utilizaron campos magnéticos (Diebert et al., 1994). Actualmente, se prescriben dispositivos aprobados por la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) que utilizan ambas técnicas para acelerar las seudoartrosis recalcitrantes y la fusión espinal.

Otro grupo de técnicas electromagnéticas se ha desarrollado para neuroterapias. Actualmente existen (Jenrow y Liboff, 2003) aproximadamente de 10 a 12 dispositivos electromagnéticos diferentes para tratar problemas neurológicos y de comportamiento, con una amplia gama de corrientes, frecuencias y formas de onda aplicadas.

En la década de 1980, dos cosas tendieron a estimular un mayor interés en la respuesta de los sistemas biológicos a los campos magnéticos. Primero, existía la posibilidad de que la transmisión y distribución eléctrica de 50/60 Hz presentaran un peligro, particularmente con respecto a la inducción de leucemia infantil (Wertheimer y Leeper, 1979). En segundo lugar, el hecho de que se descubrió que los campos magnéticos pulsátiles desempeñaban un papel en la reparación del hueso llevó a estudiar los efectos de dichos campos en una amplia variedad de otros sistemas. Por ejemplo, Cossarizza et al. (1989) observaron que los linfocitos de los seres humanos de edad avanzada, cuando se exponen a campos magnéticos pulsados, tienden a recuperar gran parte de las pérdidas inmunitarias que normalmente se producen con el envejecimiento. Utilizando campos magnéticos pulsátiles (Goodman et al., 1983) y campos magnéticos sinusoidales (Goodman y Blank, 2002), Goodman y sus colaboradores han informado repetidamente de cambios genómicos inducidos electromagnéticamente, en particular la expresión de proteínas de estrés por choque térmico.

Suzanne Bawin, que trabaja en el laboratorio de Ross Adey, abrió un capítulo importante en el estudio de la respuesta biológica a los campos EM aplicados (Bawin y Adey, 1976). Por primera vez se obtuvo una respuesta que parecía llevar un mensaje más significativo físicamente, en el sentido de que se observaron respuestas biológicas máximas en ciertas frecuencias. Esto sugería resonancias observadas en muchos sistemas no vivos. Esta respuesta se identificó posteriormente (Liboff y McLeod, 1988) como resultado de la fuerza de Lorentz, una interacción que requiere específicamente el movimiento de partículas cargadas (por ejemplo, iones) en un campo magnético. Esto puede dar lugar (Liboff, 1985) a la respuesta completa. Desde entonces, este tipo de resonancia se ha observado no solo en los huesos, sino también en el comportamiento de las ratas, la motilidad de las diatomeas, la absorción de calcio en el cultivo celular, el crecimiento de neuritas, el crecimiento de las plantas y otros organismos (Liboff, 2003).

UN CAMPO ELECTROMAGNÉTICO PARA EL ORGANISMO 

Así, los últimos 50 años han revelado tanto que hay un marcado carácter eléctrico endógeno en los organismos, como, también, que hay efectos igualmente notables en los sistemas biológicos cuando están expuestos a campos electromagnéticos. Sin embargo, tan imaginativos e innovadores como pueden haber sido los diversos experimentos, comenzando con Lund, no han logrado responder a la pregunta más amplia: ¿cuál es la naturaleza y el significado del carácter eléctrico que parece penetrar en los seres vivos? 

El autor escribió en 1994 (Liboff, 1994)

. . . ¿Es la capacidad de las señales débiles de estrema baja frecuencia de influir en los sistemas vivos una indicación de que estas señales están interactuando con una característica electromagnética intrínseca de estos sistemas? . . . ¿Los sistemas vivos contienen una variable electromagnética oculta?

Una forma de explicar los resultados experimentales es invocar un campo electromagnético especial para todos los organismos, un campo que no es epifenómeno pero que cumple una función biológica específica. Sucede que es posible conectar los seres vivos de manera inequívoca al electromagnetismo. Esta conexión se basa en una ley física. No se trata de una elección arbitraria, sino de una definición. Los campos electromagnéticos siempre se definen con precisión en términos de lo que se denomina densidades de fuente. Un campo electromagnético solo existe cuando el sistema contiene distribuciones de fuente de densidad de carga y densidad de corriente. Todo ser vivo transporta estas dos fuentes, lo que asegura que todo ser vivo, por definición, también lleve un campo electromagnético asociado (Liboff, 1994). Pero hay más. A diferencia de las entidades inanimadas, las fuentes de carga y corriente en los seres vivos son distintivas y están organizadas por selección natural de forma tal que permiten al organismo sobrevivir. Con la muerte, estas distribuciones de carga y corriente, o equivalentemente, el campo electromagnético asociado para el sistema, ya no son viables. En resumen, estamos sugiriendo que el proceso de la vida en sí mismo es una expresión del campo electromagnético.

Una consecuencia interesante de esto es que es posible, en principio, programar un campo electromagnético específico que en esencia represente un organismo específico. En lugar de concentrarnos en las características eléctricas de cualquier componente del cuerpo, asociamos todo el organismo con el campo. En otro lugar (Liboff, 1994, 1996), se ha demostrado cómo un campo de este tipo puede describirse matemáticamente en términos de un vector P que es una función del espacio y de los tiempos tanto ontogénicos como filogenéticos. Este campo crece con nosotros a medida que nos desarrollamos y envejecemos, y es en sí mismo el producto de la evolución, relacionándonos a cada uno de nosotros con nuestra especie y todo lo que vino antes. El campo refleja los cambios en el embrión en desarrollo y en la forma en que nos desarrollamos hacia la madurez después del nacimiento. Refleja los cambios traumáticos asociados con las heridas. Además, siguiendo a Athenstaedt (1969) y Becker (1974), estos cambios de campo no solo reflejan los cambios en la densidad de la fuente, sino que el campo modificado actúa como plantilla para restaurar el sistema a su estado normal. Más relevante para la terapia electromagnética, la conclusión de que los seres vivos son expresiones del campo electromagnético explica la medicina electromagnética de una manera nueva: podemos cambiar el campo electromagnético intrínseco cuando se aplican campos electromagnéticos externos. Una vez que admitimos la posibilidad de que la gestalt del estado fisiológico del cuerpo (homeostasis, recambio metabólico, respiración, tasas enzimáticas) no sea más que un sistema entrelazado que puede ser representado por un solo vector de campo electromagnético, entonces estamos admitiendo también el hecho de que este campo intrínseco y por lo tanto su correspondiente estado fisiológico se cambiará imponiendo un nuevo campo aplicado. No hace falta señalar que el cambio puede ser beneficioso en forma de una señal terapéutica para reparar lo que ha salido mal, o puede ser perjudicial, como una desviación no deseada del estado de reposo normal. Por tanto, la formulación de este campo también asume el problema de la contaminación electromagnética y, probablemente, también la cuestión de la electrosensibilidad. No debe haber duda entre quienes hacen uso de terapias eléctricas o magnéticas que los humanos pueden reaccionar negativamente a la imposición de campos electromagnéticos que actúan para distorsionar el campo electromagnético normal del cuerpo.

REEMPLAZO DE LAS CARACTERÍSTICAS VISIBLES 

Debe enfatizarse que este campo no está meramente asociado con el sistema vivo, sino que puede ser en sí mismo la última representación biológica del sistema. Durante siglos, mucho antes de Darwin, los biólogos han delineado cada organismo por medio de sus características, más propiamente conocidas como sus características visibles: su forma y tamaño, la ubicación de los ojos, el color de las flores, la forma de los picos, el número de aletas, los componentes internos del cuerpo y todas las demás miríadas de aspectos que constituyen un medio preciso de distinguir un organismo de otras especies y de otros miembros de la misma especie. El descubrimiento de ADN / ARN se utilizó para explicar estas características en el sentido de que existe (casi) una correspondencia uno a uno entre una característica específica y un elemento o elementos en el genoma. En términos matemáticos, esta relación entre el genoma y las características visibles puede denominarse una transformación; en la definición más simple, una transformación permite expresar lo mismo de dos maneras cuando se ve en dos sistemas de coordenadas diferentes. En principio, para cada característica visible que uno pueda pensar, hay un elemento correspondiente del genoma que lleva información específica relevante para esta característica. Sin embargo, esta forma de describir cada ser vivo en términos de sus características visibles es un concepto defectuoso. En ningún otro lugar de la ciencia permitimos que las descripciones de lo que estamos midiendo sean tan descaradamente subjetivas. Igualmente importante es, ¿cómo se consigue un manejo matemático de largas listas de cosas dispares como la piel, los ojos y el tamaño? La física, probablemente porque se vio obligada a tratar con entidades que no se podían ver, desarrolló técnicas matemáticas (algunas digamos técnicas matemáticas prestadas), y los resultados han sido espectaculares, porque una vez que hay un buen manejo matemático a su disposición, entonces uno puede usar esto para buscar las relaciones especiales que pueden existir para el sistema. Algunos han planteado este problema argumentando que la biología sólo se entenderá cuando desarrollemos o descubramos las “leyes de la biología de Newton” que faltan, las reglas matemáticamente distintas de todo lo que se pueda saber sobre los sistemas biológicos.

Así, cuando postulamos la existencia de un campo electromagnético que es claramente representativo de todos y cada uno de los organismos, también estamos argumentando primero, que esta representación puede ser matemáticamente más accesible que el sistema actual usando características visibles, y segundo, que una base más fértil resultará de la transformación que relaciona el genoma con este campo, en oposición a la transformación existente, más bien estéril, que relaciona el genoma con las características. Debido a que estamos relacionando el campo electromagnético característico de un individuo con el genoma del individuo, llamaremos a este campo el campo electrogenómico.

POSTULADOS SUGERIDOS

 Al revisar el trabajo que explora la relación entre el electromagnetismo y la biología, encontramos que este trabajo sugiere fuertemente una explicación general que esta puramente basada en el campo. Por un lado, cuando el sistema está lejos del equilibrio, ya sea en desarrollo o como resultado de una lesión, el sistema expresa corriente eléctrica de manera funcional, como parte del mecanismo de crecimiento o reparación. Lo que es especialmente provocativo es que esta expresión se expresa en términos de corrientes cuasi-sistémicas, que emanan de grandes áreas del sistema, que conectan un número enorme de células y que representan con bastante claridad un proceso que es más que la suma de sus componentes.

 Por otro lado, cuando uno aplica voltajes externos o de otra manera aplica corrientes a grandes áreas de tejido, cubriendo también una multitud de células, ocurren respuestas fisiológicas específicas. Estos dos aspectos, las corrientes funcionales intrínsecas y la respuesta a corrientes externas equivalentes, tomadas en conjunto, son bastante notables, especialmente si se considera que en ambos casos las células componentes actúan en concierto.

La única explicación para todo esto es que el sistema viviente disfruta de un campo eléctrico característico que de alguna manera está intrínsecamente entretejido en la estructura del sistema, un campo que generará varias corrientes locales en crecimiento, en estasis y en modos de reparación. Aunque el campo que hemos sugerido es eléctrico y cuasiestático, es razonable extender la noción al caso más general (es decir, un campo que varía en el tiempo y es electromagnético) Por lo tanto, presentamos los siguientes dos postulados: 

1. Cada organismo vivo está completamente descrito por un vector de campo electromagnético Π0 está específicamente determinado por una transformación del genoma.

2. Todas las patologías, anomalías y traumas se manifiestan por desviaciones del campo normal Π0 y, dentro de los límites, estas desviaciones se compensan con la tendencia homeostática del sistema a volver a Π0.

COROLARIO

 El concepto de que algún tipo de generalización legal gobierna los seres vivos ciertamente no es una idea nueva (Goodwin, 1989; Waddington, 1972). Sin embargo, muchos de estos intentos permanecen profundamente arraigados en la biología, buscando reglas implícitas en la forma en que funcionan los sistemas biológicos, por ejemplo, sus propiedades autorreplicantes (Turing, 1952). Incluso el campo morfogenético propuesto por Sheldrake (1988) tiene un sabor completamente biológico, enfatizando las características visibles del organismo. Sorprendentemente, ninguno de estos enfoques del biocampo está necesariamente conectado al campo electromagnético. Esto, a pesar de los avances de aquellos como Lund (1947), Burr (1972), Becker (1974) y Athenstaedt (1969), quienes demostraron colectivamente cuán profundamente está involucrada la electricidad en la organización y funcionamiento de los seres vivos.

Más recientemente, el mayor interés en la medicina energética se ha centrado en cierta medida en la posibilidad de que el biocampo pueda tener una base electromagnética (Rubik, 2002). Este argumento se basa en el hecho de que los efectos observados tanto en la medicina energética como en el bio electromagnetismo son inusualmente sutiles, una observación interesante, pero de ninguna manera prueba de que exista un vínculo de conexión. Aunque hasta la fecha no hay evidencia que muestre esta conexión, los postulados que proponemos proporcionan una buena premisa de trabajo con la que explorar más la medicina energética.

Hay una serie de implicaciones interesantes adicionales incorporadas en estos postulados. Los campos electromagnéticos gozan de la propiedad común; de que el campo nunca se limita al límite del sistema de fuentes (en los seres vivos, la piel). Hay pruebas amplias de que los campos electromagnéticos se generan en el ser humano y se extienden más allá de la piel. El ejército utiliza dispositivos de visión nocturna para el personal de visualización remota. Los procedimientos de diagnóstico médico utilizan termografía infrarroja para el examen subcutáneo. Los seres vivos emiten señales débiles de microondas. Sin embargo, estos casos, que involucran detección de infrarrojos y microondas, simplemente reflejan el hecho de que cualquier objeto caliente irradiará. Pero los animales también emiten otro tipo de señal electromagnética. Las técnicas de detección de interferencia cuántica superconductora (SQUID) detectan de forma rutinaria señales magnéticas del cerebro, el corazón y otras fuentes de corriente endógenas. Cada una de estas señales es magnéticamente coherente, lo que refleja el hecho de que las corrientes en cada fuente están en fase, con cambios que ocurren simultáneamente.

Debido a esto, encontramos el potencial para la biocomunicación, más específicamente la biocomunicación electromagnética entre sistemas. Las características electromagnéticas de los seres vivos pueden, por tanto, permitir la comunicación directa entre individuos de otra forma que no sea por medio del desarrollo evolutivo relativamente reciente del habla. El factor primario requerido para esto sería la intensidad de la señal, no en forma de radiación térmica de banda ancha, sino más específica de frecuencia. El oscilador que sirve como base para el campo electromagnético que varía en el tiempo subyacente debe ser coherente para que la información se transmita. Sorprendentemente, hay compartimentos en nuestro cerebro que reflejan precisamente esto: frecuencias específicas. Entre esas fuentes se encuentran las que producen oscilaciones g (Singer, 1993) que reflejan millones, tal vez miles de millones, de elementos neuronales que oscilan en fase.

En años recientes, algunos (Behe, 1998) han cuestionado la viabilidad de la evolución darwiniana, afirmando que ciertas estructuras biológicas son tan complejas (por ejemplo, el ojo) que no podrían haberse formado durante los varios miles de millones de años que todos coinciden en que ocurrieron desde que comenzó la vida. Sin embargo, este argumento, a menudo denominado complejidad irreducible, está profundamente arraigado en el paradigma de la biología molecular. El argumento de Behe se convierte en un problema mucho menor si existen imperativos organizativos distintos de los que se encuentran en la biología tradicional. En particular, la presencia del campo electrogenómico mitiga este argumento. Estructuras biológicas que son bioquímicamente complejas no necesita ser electromagnéticamente complejas. Por el contrario, hay una simplicidad mucho mayor en el uso de un campo electromagnético para describir seres vivos en comparación con la distribución ampliamente dispar de enzimas y otros factores bioquímicos que se utilizan normalmente. Esta reducción de la complejidad biológica es una consecuencia directa del abstracto matemático que llamamos campo, de la misma manera que Faraday y Maxwell usaron el concepto de campo para simplificar la electricidad y el magnetismo.

Una de las opiniones más persistentes de quienes abogan por la medicina alternativa es que el cuerpo enfermo debe ser tratado holísticamente. Uno encuentra esto en enfoques que, entre muchos otros, intentan equilibrar el yan y el yin, involucran la meditación o la práctica del yoga, y especialmente en la cultura occidental, promueven la idea de que ciertos regímenes, como el ejercicio diario o comer yogur, son buenos para usted. Con el campo electrogenómico, se encuentra por primera vez una base potencial para la biología y la medicina holísticas que está enteramente enmarcada en términos de la ley física existente.

 Finalmente, observamos la manera directa en que la terapia electromagnética se puede plegar en los postulados anteriores.  En lugar de proporcionar una herramienta que incida en las variables que forman parte del paradigma médico existente, la terapia electromagnética se revela como el medio más directo para restaurar los parámetros electromagnéticos fundamentales del cuerpo. También está claro que las terapias electromagnéticas no deben usarse al azar, sino que requieren un poco de reflexión en su implementación.

REFERENCias

Athenstaedt H. Permanent electric polarization and pyroelectric be-havior of the vertebrate skeleton III. The axial skeleton of man.Z Zellforsch 1969;93:484– 504.

Barker AT, Jalinous R, Freeston JL. Non-invasive magnetic stim-ulation of human motor cortex. Lancet 1985;1:1106– 1107.

Bassett CAL, Pawluk RJ, Pilla AA. Acceleration of fracture repairby electromagnetic fields: A surgically noninvasive method. AnnNY Acad Sci 1974;238:242– 262.

Bawin WM, Adey WR. Sensitivity of calcium binding in cerebraltissue to weak electric fields oscillating at low frequency. ProcNatl Acad Sci USA 1976;73:1999– 2003.

Becker RO. Stimulation of partial limb regeneration in rats. Na-ture 1972;235:109– 111.

Becker RO. The significance of bioelectric potentials. Bioelec-trochem Bioenergetics 1974;1:187– 199.

Becker RO, Selden G. The Body Electric. New York: Morrow,1985.

Behe MJ. Darwin’ s Black Box. Touchstone, New York, 1998.

Brown F. Response of the planarian Dugesia and the protozoanParamecium to very weak horizontal magnetic fields. Biol Bull1962;123:264.

Burr HS, Northrup FSC. The electro-dynamic theory of life. Q RevBiol 1935;10:322– 333.

Burr HS. The Fields of Life. New York: Ballantine Books, 1972.Chou CK. Electrochemical treatment of tumor. Bioelectromagnet-ics 1997;18:1.

Cossarizza A, Monti D, Bersani F, Paganelli R, Montagnani G, Ca-dossi R, Cantini M, Franceschi C. Extremely low frequencypulsed electromagnetic field increase interleukin-2 (IL-2) uti-lization and IL-2 receptor expression in mitogen-stimulated hu-man lymphocytes from old subjects. FEBS Lett 1989;248:141–144.

Diebert MC, McLeod BR, Smith SD, Liboff AR. Ion resonanceelectromagnetic field stimulation of fracture healing in rabbitswith a fibular ostectomy. J Orthop Res 1994;12:878– 885.

Freidenberg ZB, Harlow MC, Heppenstall RB, Brighton CT. Thecellular origin of bioelectric potentials in bone. Calcif TissueRes 1973;13:53– 62.

Fukada E, Yasuda I. On the piezoelectric effect in bone. J Phy SocJapan 1957;12:1158– 1162.

Fukada E, Yasuda I. Piezoelectric effects in collagen. Jpn J ApplPhys 1964;3:117– 121.

Goodman R, Bassett CAL, Henderson AS. Pulsing electromagneticfields induce cellular transcription. Science 1983;220:1283– 1285.

Goodman R, Blank M. Insights into electromagnetic interactionmechanisms. J Cell Physiol 2002;192:16– 22.

Goodwin BC. Evolution and the generative order. In: Goodwin B,Saunders P, eds. Theoretical Biology: Epigenetic and Evolu-tionary Order from Complex Systems. Baltimore: Johns Hop-kins, 1989.

Jenrow KA, Liboff AR. Electromagnetic techniques in neural ther-apy. In: Rosch PJ, Markov M, eds. Bioelectromagnetic Medi-cine. New York: Dekker, 2003.

Lavine LS, Lustrin I, Shamos MH, Rinaldi R, Liboff AR. Electricenhancement of bone healing. Science 1972;175:1118– 1121.

Loeb J, Beutner R. The source of the current of injury. Science1912;35:970– 971.

Liboff AR. Geomagnetic cyclotron resonance in living cells. J BiolPhysics 1985;13:99– 102.

Liboff AR. The electromagnetic field as a biological variable. In:Frey AH (ed.) On the Nature of Electromagnetic Field Interac-tions. Austin: R.G. Landis, 1994.

Liboff AR. Evolution and the change in electromagnetic state.Electro- and Magnetobiology 1996;15:245– 252.

Liboff AR. The charge-to-mass ICR signature in weak ELF bio-electromagnetic effects. In: Lin J, ed. Advances Electromagnetic Fields in Living Systems, Vol. 4. New York: Kluwer/Plenum,2003.

Liboff AR, Jenrow KA. Physical mechanisms in neuro electro-magnetic therapies. Neurorehabilitation 2002;17:9– 22.

Liboff AR, McLeod BR. Kinetics of channelized membrane ionsin magnetic fields. Bioelectromagnetics 1988;9:39– 51.

Lund EJ. Bioelectric Fields and Growth. Austin: The University of Texas Press, Austin, 1947.

Marino AA, Becker RO. Piezoelectric effect and growth control in bone. Nature 1970;228:473– 474.

McElhaney JH. The charge distribution on the human femur dueto load. J Bone Joint Surg 1967;49:1561– 1571.

Nordenstron BEW. Biologically Closed Electric Circuits. Stock-holm: Nordic Medical Publications, 1983.

Pohl HA, Braden T, Robinson S, Picardi J, Pohl DG. Life cyclealterations of the micro-dielectrophoretic effects of cells. J BiolPhys 1981;9:133– 152.

Presman AS. Electromagnetic Fields and Life. New York: Plenum,1970.

Rubik B. The biofield hypothesis: Its biophysical basis and role inmedicine. J Altern Complement Med 2002;8:703– 717.

Shamos MH, Lavine LS. Piezoelectricity as a fundamental prop-erty of living tissues. Nature 1967;213:267– 269.

Sheldrake R. The Presence of the Past. New York: Times Books,1988.

Singer W. Synchronization of cortical activity and its putative role in information processing and learning. Annu Rev Physiol 1993;55:349– 374.

Siniukhin AM. Nature of the variation of the bioelectric potentials in the regeneration process of plants [in Russian]. Biofizika1957;2:52.

Smith SD. Induction of partial limb regeneration in Rana pippins by galvanic stimulation. Anat Rec 1967;158:89– 98.

Turing AM. The chemical basis of morphogenesis. Phil TransRoyal Soc 1952;B237:37– 72.

Waddington CH. Essays In: Waddington CH, ed. Towards a The-oretical Biology, Vol. 4. Edinburgh: Edinburgh University Press,1972.

Wertheimer N, Leeper E. Electrical wiring configurations and childhood cancer. Am J Epidemiol 1979;109:273– 284.

Xin Y-L, Xue F-Z, Ge B-S, Zhao F-R, Shi B, Zhang W. Electro-chemical treatment of lung cancer. Bioelectromagnetics 1997;18:8–13.

Yasuda I. Fundamental aspects of fracture treatment. J Kyoto Med Soc 1953;4:395; translated from the original Japanese and reprinted in Clin Orthop 1977;124:5– 8.

Address reprint requests to:

Abraham R. Liboff, Ph.D.

Department of Physics

Oakland University

272 Hannah Hall

Rochester, MI 48309

E-mail:liboff@oakland.edu

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.