Estabilizador Inductivo Magnético EIMA

Este equipo produce un campo electromagnético pulsátil de baja frecuencia. Las características del campo que produce este equipo EIMA, constituyen una influencia positiva para la corrección del comportamiento celular, este asunto es esencial, lo logra coadyuvando a que la comunicación entre células se realice de manera adecuada. 

La mejoría en la correcta asimilación de los insumos—incluyendo información— y el correcto desalojo de los desechos, que el equipo EIMA logra, además de una importante corrección en las desviaciones del comportamiento de la mitocondria que se manifiestan; en la corrección de las enfermedades en las que un error de comunicación o de réplica celular se manifiesta como enfermedad autoinmune,  de las que existen muchas, entre las más frecuentes tenemos; la artritis reumatoide, el lupus eritematoso sistémico, la esclerosis múltiple, esclerodermia, pénfigo, purpura y otras muchas menos frecuentes, incide y cada vez hay más evidencia en la corrección del metabolismo relacionado con la mitocondria, como es el caso de la fibromialgia.

 

La terapia EIMA es útil en el exitoso tratamiento, que no es el ocultamiento de los síntomas, de enfermedades en las que  apenas aparece el sustrato inmunológico, como son; el autismo y el cáncer y otros tumores en donde su acción se manifiesta en la estabilización de la producción de las “Killer Cells” (células citotóxicas) deteniendo así el crecimiento del tumor y sus metástasis, posteriormente reduciendo el tamaño del tumor, así el equipo logra desde las primeras terapias mejorar la calidad de vida del paciente. La terapia con EIMA es muy conveniente como tratamiento profiláctico para disminuir drásticamente los efectos colaterales de la quimioterapia y de la radiación ionizante usadas en el tratamiento convencional del cáncer.

Sus alcances terapéuticos la hacen muy útil en el tratamiento de la depresión del sistema inmune, mejorando la calidad de vida de los portadores de VIH, en los que logra normalizar el conteo de linfocitos Cd4, normalizando su relación con los Cd8.

La normalización de las secreciones hormonales y de neurotransmisores hace que la terapia con equipo EIMA sea útil en el tratamiento del estrés, de la depresión, adicciones y demencia senil tipo Alzheimer.

A nivel neurológico, su efectividad ha sido comprobada en el tratamiento de epilepsia, reduciendo las crisis en casi un 100%, en el 96% de los pacientes, aun en los casos diagnosticados como de difícil control. En la enfermedad de Parkinson (tipo motora), el movimiento involuntario o la espasticidad disminuyen desde las primeras aplicaciones de la terapia, pudiendo reintegrar al paciente a su vida normal.

La asimilación del calcio a nivel celular tiene a normalizarse con la terapia EIMA, por lo que es muy útil en el tratamiento de artrosis, osteopenia e inclusive osteoporosis.

En problemas osteoarticulares como hernias de disco vertebrales, bursitis y artrosis, resuelve la inflamación, restituye el núcleo pulposo a su normalidad y regenera los tejidos dañados.”

En pacientes diabéticos e hipertensos se recuperan los niveles normales de azúcar en la sangre y se logra disminuir los niveles de colesterol en la sangre, e inclusive hay datos que sugieren la movilización del colesterol en las placas de ateromas, mejorando el flujo sanguíneo cardiaco y cerebral. Esto implica directamente que los estados circulatorios defectuosos mejoran de una manera muy importante.

La terapia EIMA no presenta efectos colaterales indeseables y el campo producido está muy dentro de los parámetros establecidos por la OMS.

El tratamiento con EIMA puede ser muy variado, generalmente se recomiendan 21 terapias cada año o cada seis meses en casos necesarios. Su eficiencia terapéutica se muestra en ocasiones desde la primera sesión. Las sesiones pueden ser desde diarias hasta una por semana como mínimo, para que su efecto sea acumulable. El tiempo de tratamiento es de 45 minutos para adultos y un mínimo de 30 minutos para infantes. Pudiese haber padecimientos como la distrofia muscular que requieren de mayor numero de sesiones que dependerán de la respuesta y mejoría registrada en el paciente.

La terapia puede ser usada por personas sanas totalmente a manera de prevención o como mantenimiento.

El centro Nacional de Electromagnetismo Aplicado (CNEA) de la Universidad de Oriente en Santiago de Cuba, realizo una evaluación de nuestros resultados terapéutico en la que reporta un éxito del 95% de éxito en tratamiento de enfermedades autoinmunes, que son enfermedades consideradas crónicas y degenerativas en muchos casos. (Con gusto les mando este documento a su correo, con solo solitarlo)

La aplicación es sencilla y sin dolor, el paciente se sienta en un sillón y coloca su brazo dentro del equipo EIMA por 45 minutos en la mayor parte de los casos, los niños e infantes pueden recibir la terapia mientras están en el regazo de alguno de sus padres, o quienes ellos designen.